Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 julio 2009

Durante años transmití mis opiniones políticas a mis amigos, ellos sin la menor diplomacia, llevaban la conversación hacia temas más trascendentes como mi última borrachera o la nueva incorporación del Deportes Tolima. A mis pretendidas intentaba impresionarlas con afiladísimas críticas cinematográficas, hasta que una vez alguna de ellas me dijo que creía que un tipo que pusiera atención a como se iluminaba una escena le parecía medio gay. A mi Papá le hacía recomendaciones de programas de pesca que jamás, ni él ni yo, vimos. A mis tíos les hacia recomendaciones financieras, que ellos rechazaban finamente con una mirada hacia otra parte. Sin embargo, siempre conservé la quimera de que mis opiniones eran importantes, sólo que los espacios escogidos para su difusión no eran los mejores. Aprendí que con los amigos se habla de maricadas, con las pretendidas algo que te exalte, con mi papá de Discovery y con mis tíos de el resto de la familia. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Mi primer Sony

Estaba en la fiesta de una niña, a la que quiero mucho y cuyo parentesco conmigo es difícil de explicar, así como inútil para este post, y un niño de unos 6 años sacó un lindo celular de su bolsillo. Me llamaron la atención dos cosas: que un niño tan pequeño tuviera celular con minutos y que a nadie, excepto a mí, le sorprendiera. Recordé que a esa edad estaba desprovisto de toda tecnología, vivía en un pueblo que la electricidad era surtida por un Caterpillar amarillo que yo ayudaba a prender, su horario de funcionamiento empezaba cuando caía la tarde y terminaba cuando empieza cualquier rumba (hora estándar).

(más…)

Read Full Post »

Perú, parte I.

Dios dijo hágase la primera clase y la primera clase se hizo, e interpuso una azafata en medio y la clase turista quedo aislada para siempre…

Y así fue como por casualidades de la vida, y repito por error, terminé ocupando con mi quijotesca presencia uno de los 12 puestos de un vuelo internacional separados y preparados para seres VIP.

12 puestos como los apóstoles, como los meses del año, organizados en dos columnas de cuero negro, con espacio para estirar las piernas e incluso acomodarse. 12 puestos en la voluptuosa parte delantera del avión, y luego una cortina, y luego pueblo hasta el mismísimo culo del avión.

Desde el principio sorpresa: “Bienvenido señor Bogaboox, este es su lugar” una linda asistente de vuelo me exhortaba a ocupar el lugar que por derecho (robado en este caso) me correspondía.

A mi lado una señora que cana a cana era pura clase… en esos momentos es cuando uno se pregunta: “¿por qué me hice el corte rata en la peluquera de los niches? ¿acaso ya no era suficiente con ese prolijo bozo de rata con el que la naturaleza lo dotó señor Bugaboox?”

Y luego el indescriptible temor de no saber qué hacer, ¿acaso los audífonos son de regalo? Me robo la almohadita: “es que esta más blandita que la que tengo, que era de mi hermana, me la cedió cuando se murió encima de ella el perrito de la casa”.

Todo pensamiento se interrumpe cuando mientras por el altavoz anuncian para el publico en general: “Para hoy tenemos sándwich de jamón y queso o pastel de carne” y nuestra distinguida y esmerada sirvienta aérea nos dice en voz bajita, pa’ que la murga no escuche, “para hoy tenemos pad thai, brochetas de carne de algo con alguito, o plato frío no se de que receta Mi respuesta: brochetas de carne (por que es lo más caro de seguro).

Mientras espero la comida pienso en que tipo de música elegir: Reggaeton o Chopin … rayos! Me distraje y no supe de dónde la gente sacó la mesita para consumir su merienda!

Continuará …

Read Full Post »

Casi llegaba a su fin el cálido verano de 1992 cuando comencé a pensar que tal vez el fútbol no lo era todo. Jugábamos en una polvorienta calle sin pavimentar, llena de piedras filosas y que terminaba en un barranco que daba al Río Molino; rara vez usábamos un balón decente,  por un lado porque nadie tenía, por otro, porque no hubiera aguantado las horrendas características del terreno. En la noche, cubiertos de sudor reseco esperábamos no sin cierta impaciencia a las féminas de la cuadra que salían tímidamente de su casa dando excusas inconexas y adioses incompletos a sus padres. Sentado frente a ellas a la luz de una vela moribunda gracias a El Apagón, me preguntaba qué eran exactamente. 17 años después me sigo preguntando lo mismo.

(más…)

Read Full Post »

“Al indio con lo que lo criaron”, dice mi abuelo cuando uno le ofrece un güisqui. Él, orgulloso de su procedencia y costumbres (etílicas) y desconocedor de los beneficios post-jala de los tragos no aguardientosos, lanza esa contundente frase. Y no se trata sólo de la afirmación de la vieja canción –típica cuando gana la selección- que dice “no me den trago extranjero, que es caro y no sabe a bueno”, sino que refleja una tendencia del comportamiento social según su origen. Y el barrio es el ícono de ese origen. (más…)

Read Full Post »

Roca al Parque

Esa mañana la gente se levantó perezosamente. Entre las pestañas repletas de lagañas pegajosas eran capaces de ver el futuro: repantigados en la playa, rascándose la barriga mientras sorbían ruidosamente un coctel de nombre francés, sabor horrible y precio exquisitamente elevado. Algunos vieron cómo la Virgen conectaba los cables de su nuevo café internet, el Divino Niño parqueaba una onerosa camionetísima enfrente de la casa y el Sagrado Rostro servía Aguardiente Caucano en una finca en Tunía. Dios te puede dar fe, pero el autoconvencimiento es el que hace los milagros.

(más…)

Read Full Post »