Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘barrio’

Escoja la respuesta que más se ajuste a su realidad. Sea sincero. Si su respuesta exacta no está dentro de las posibilidades, escoja la que más se acerque.

Las preguntas del 1 al 7, están relacionadas con la tienda.

Observe cuidadosamente la(s) que hay por su casa y responda:

1) Cuente el número de tiendas que hay dos cuadras alrededor de su casa.

a. Ninguna, hay supermercado.
b. Hay un mini mercado que hace unos años fue tienda.
c. 2 o 3, todas debidamente enrejadas
d. Creo que 4 o 5, no estoy seguro porque los establecimientos que hay por mi casa son confusos. En las droguerías venden útiles escolares, en el estanco venden leche… así que me queda difícil diferenciar cuál es tienda.
e. De 6 a 9, no estoy seguro, es que casi me roban por estarlas contando.
f. Como 10, no estoy seguro, hay unas partes a las que los de mi pandilla no podemos ir.

2) Observe el cartel publicitario de su establecimiento comercial mas cercano donde se abastezca y responda:

a. Letras grandes pegadas a una pared, normal.
b. Tiene un cartel luminario debidamente iluminado.
c. Tiene un cartel publicitario luminario pero sin bombillos.
d. Hay un cartel publicitario de Postobón con el nombre de la tienda.
e. Por los carteles verticales de fondo fosforescente. Uno dice ‘MINUTOS’ y otro dice ‘TIENDA’.
f. No hay cartel. Se sabe que es tienda porque al reverso del portón donde funciona el establecimiento comercial, hay una colección ecléctica de afiches: del álbum de Protagonistas de Novela, de leche Puracé, de la olla que regala Ricostilla, de una nueva marca de salchichón.

3) Ahora indague acerca del atuendo con que los compradores van a comprar el desayuno en la tienda escogida para el estudio.

a. No salgo a comprar abarrotes para mi desayuno, lo que necesito está en la alacena.
b. Con pantaloneta Adidas, chanclas playeras compradas en el Rodadero y camisa polo.
c. Con pantaloneta Adidas chiviada, Chanclas playeras compradas en el Ley y camiseta Gef.
d. Con pantaloneta, chanclas de Calzatodo y camiseta de Amway.
e. En pantaloneta, camiseta, pero con chanclas Croydon.
f. Descalzos, en pantaloneta y sin camiseta.

4) Con qué frecuencia se abastece?

a. No sé, María es la encargada de eso.
b. Es indefinido, cuando el mercado se está acabando, vamos en familia y comemos helado a la salida del super mercado.
c. Cada mes, si pagan cumplido en la empresa.
d. Cada 15 días. Con la quincena, claro.
e. A diario, después que entreguen el producido del taxi.
f. A diario, después que mi Papá (o yo) llegue con el producido del mototaxi.

5) Indaguemos en la forma de pago.

a. María paga con Visa.
b. Efectivo o tarjeta del super mercado en donde se haga el abasto.
c. Sólo efectivo.
d. Efectivo y el vecino fía cuando (por un mal cálculo de la compra) el dinero llevado no es suficiente.
e. En su mayoría, fiado. Se paga cuando llegue la quincena.
f. Efectivo y fiado. La segunda sólo si el vecino se da cuenta que tengo jornales.

6) Indague en la forma como se llaman cliente-proovedor.

a. Salvo María, no se los nombres de nadie quien me sirva.
b. No hay necesidad de llamarnos.
c. Yo le digo Don Pedro y él me dice Doctor (si supiera lo lejos que estoy de serlo!)
d. Él me dice vecino, pero yo le digo Doña Juana.
e. Yo le digo vecino y él me dice vecino.
f. Yo le digo Patecumbia y él me dice Pocheche

7) ¿Expenden salchichón?

a. ¿Salchichón? ¡Qué nombre tan curioso para un alimento!
b. Sí, pero le decimos embutido.
c. Sí, pero mi mujer no me deja comprar porque es antihigiénico.
d. Sí, pero sólo Zenú.
e. Sí, hay de pollo y ahumado. Siempre compro del primero.
f. Sí, hay de pollo y ahumado. Siempre compro del segundo.

Las siguientes preguntas estarán relacionadas con el barrio. No lo niegue.

8 )  Cuente el número de canchas microfutbol que hay en su barrio.

a. Una y hay que pagar para jugar.
b. Una. Y nunca se usa.
c. Una. Y solo juegan allí personas de otros barrios.
d. Como 2 o 4, y son usadas como canchas de microfútbol, nunca como canchas de futbolito.
e. Más de 5 y son suficientes.
f. Más de 5 y por las noches y domingos por la mañana, todas están llenas.

9) Ahora recordemos los Diciembres en la cuadra donde vive y responda de acuerdo a la decoración de temporada:

a. Con mangueras luminarias que bordean toda la casa, casa-finca en mi caso.
b. No hay adornos especiales, no exteriormente.
c. Con discretas luces que cada casa pone de acuerdo a sus gustos.
d. Pintamos los postes, pintamos muñecos en la calle y se sacan los bombillos de todos los años, los que hacen de pasacalle.
e. Hacemos adornos con material reciclable, con los cuales son engalanadas uniformemente todas las casas, además, pintamos logos comerciales de empresas radiales. Hemos ganado 4 veces consecutivas la Cuadra Tropicana.
f. Pintamos los postes, nos gustaría pintar la calle, pero la tierra es muy difícil de pintar.

10) Si usted hace una fiesta en su casa….

a. Nunca hago fiestas en mi casa, para eso está el club.
b. Van menos personas de las invitadas, a las cuales se les ofrece güisqui toda la noche.
c. Van sólo los invitados, a los cuales al principio se les brinda güisqui y luego aguardiente.
d. Van solo los invitados. La fiesta termina con mi mujer echándonos y nos toca ir a rematar a otra casa. La fiesta termina cuando llega la policía diciendo que los vecinos llamaron y que hay mucha bulla.
e. Se llena la casa con invitados y conocidos que no han sido invitados. La fiesta termina en pelea a puños, la policía llega pero tarde.
f. Se llena su casa con invitados y con gente que no conoce. La fiesta termina en pelea de pandillas, la policía nunca llega.

Ahora indaguemos en el la intimidad de una casa cualquiera de su barrio…

11) Escoja una casa cualquiera y observe los diplomas que hay en ella
a. Hay muchos y están ordenados de acuerdo a las generaciones. Están ubicados en el estudio.
b. Hay tres diplomas universitarios, uno de la mujer, otro del marido, del hijo. Están el estudio.
c. Hay dos dos diplomas, uno de la mujer y otro del marido, en la sala
d. Hay un diploma de bachiller, y uno universitario, los dos en la sala.
e. Hay un diploma de bachiller y uno del Sena, los dos en la sala.
f. Hay un diploma de bachiller y está en la sala.

12) Vaya con 6 personas y pida que le regalen agua a todos, observe los vasos

a. No nos dieron agua
b. Todos iguales, todos cristales
c. Todos son iguales, hay 5 cristales y completaron con uno de cafe
d. Todos son iguales, los vasos son metálicos
e. Todos son diferentes, hay uno de mermelada
f. Todos son diferentes, hay uno de una promoción de Postobón de la Copa América del 99

13) Haga la siguiente prueba: escoja una familia amiga que viva en su barrio, visitela a eso de las 4 de la tarde y como gesto de cordialidad, obsequie dos mil de pan, espere la hora del café:

a. Me dieron sólo agua.
b. Me dieron té con galletas.
c. Me dieron café con croassant
d. Me dieron café con pan, pero no el que llevé.
e. Me dieron café con el mismo pan que llevé.
f. Me dieron café con plátanos fritos.

14) Haga la siguiente operación: (# de cuartos) %( # de personas que viven en su casa), responda de acuerdo al resultado:

a. No sé, ¿la servidumbre cuenta cómo habitantes de la casa?
b. 2
c. 1,5
d. Exactamente, uno.
e. 0,5
f. No sé. Mi hermano duerme en una colchoneta en la sala, ¿la cuento como pieza?

15) Cuando se acaba el champú en su casa, ¿qué hace?

a. Nunca se ha acabado.
b. Voy a el lugar de abastos más cercano, compro el champú y aprovecho para comprar otras cosas que hacen falta.
c. Voy a al mini y compro un tarro pequeño.
d. Voy a la tienda y compro un cojín de champú.
e. Voy a la tienda y fío una papeleta de champú.
f. Lleno con el agua el recipiente vacío, lo bato y me baño con el agua-espuma que resulta de la operación.

______________________________________________

Resultado:

Asígnese puntos de acuerdo a lo siguiente:

a) –> 6 puntos

b) –> 5 puntos

c) –> 4 puntos

d) –> 3 puntos

e) –> 2 puntos

f) –> 1 punto

Si obtuvo 90 puntos, deje de hablar paja y…¡COJA OFICIO!

Si obtuvo entre 77 y 89 puntos, pertenece al selecto estrato 6. Lo insultaré públicamente cuando lo vea en carteles publicitarios políticos, pero lo envidiaré en silencio.

Si su resultado está entre 65 y 76 puntos, usted pertenece al estrato 5. Sigua luchando, algún día será del 6.

Entre 53 y 64 puntos, usted pertenece al estrato 4. Hay dos opciones: que sea un pobre superado o rico caído en desgracia. Asomarrano te desea lo primero.

Entre 41 y 52 puntos, pertenece al combativo estrato 3. ¡Siéntase orgulloso! Es el primer estrato que no recibe Sisben ni auxilio de Familias en Acción. Haga saber el hecho.

Entre 29 y 40 puntos, usted pertenece al maltratado estrato 2. Sabemos que a veces pasa por algunas dificultades, pero, ¡tranquilo!, puede ser peor.

Entre 16 y 28 puntos, usted pertenece al estrato 1. Asomarrano pide disculpas si lo hemos ofendido, pero al mismo tiempo, lo felicitamos por contestar sin pena y sinceramente.

Si obtuvo 15 puntos, deje de hacer test pendejos, póngase a trabajar si quiere conseguir plata y…¡COJA OFICIO!

Read Full Post »

Es jueves. La tarde, ya cansada, descarga su furioso calor en la fresca noche. Mientras reniego de la intrascendencia de mis diligencias, las mismas que me han hecho caminar la ciudad; paso por un bar que me manda a un demonio de los que habita en sus refrigeradores para invitarme a una cerveza. Yo declino la invitación por dos motivos: porque estoy solo y porque es jueves. Me siento viejo, en otra época de mi vida: no caminaría solo y no me importaría que fuese jueves. Sus ocupantes son estudiantes que han dejado de sacar fotocopias importantes y les han sobreinflado los gastos de su manutención a sus padres, caballeros que se movilizan en moto y comparten la tarde con mujeres de moral cuestionable, vendedores (de los de maletín cuadradito de cuero) que han conquistado a sus mujeres diciendo que son ejecutivos. El lugar se ha suspendido en el tiempo. Identifico el puesto que algún día fue mío, el dueño que ya no me saluda (parece racionalizar su amabilidad solo para clientes), el plasma en el cual me vi el último partido del América en la Libertadores; y recuerdo a alguien que se sentaba a mi lado en largas tertulias amenizadas con cerveza primero y con ron al final.

Coincidencialmente recorro los andenes que nos llevaban desde ese bar a su antejardín, donde con el resto de manada e invitados de ocasión, exhumábamos los bolsillos en busca de un último billete, cómplice de nuestra evasión a la cordura; y que nos permitía ver ese precioso cielo azul reproche tomándonos un trago, que a pesar del esfuerzo por comprarlo, nunca terminábamos. En el camino hay una panadería, ese local antes era ocupado por un restaurante de pollos, el cual era atendido por un mesero amanerado y que era víctima de nuestro irrespeto e insolencia de borrachos. Los cinco mil que valía el consomé con presa eran guardados celosamente, porque el ritual de la noche siempre terminaba en ese restaurante mal pintado. Era un buen amigo, en cada vaca (aporte voluntario a una causa colectiva – aclaración dirigida a extranjeros-), se me acercaba y me decía no te vas a gastar los cinco mil del pollo. Su preocupación fue un gesto que siempre valoré.

La tarde prometía una hermosa noche, pero llega simplemente una noche. Mis expectativas generalmente superan mis realidades. Una llamada trae la siempre buena noticia de un partido entre amigos. Nos encontramos en la única cancha asfáltica del mundo y cuando calzo los Converse de 10 mil marca Venus (comprados en la galería en otro jueves como ese), recuerdo que siempre criticaba mi indumentaria deportiva, especialmente mis Venus: jum, hay que comprar zapatos, ¿no? – Decía –  Esperando que el resto de equipo notara el lamentable estado de mi calzado y rieran. Yo contraatacaba poniendo en duda si él era dueño de los zapatos con los que jugaba o si le pertenecían a su madre. Ese chiste siempre funcionó. El partido está a punto de empezar y la frase que distingue los jugadores buenos de los malos es pronunciada: primer gol la camisa (los buenos usan uniforme). Hubo tanto calor en la tarde que temo haberme insolado, pues mi pragmatismo natural se ha reemplazado por la melancolía. Una frase tan cotidiana en todo jugador de mi calidad como primer gol la camisa, ahora trae el recuerdo de quien me decía: no podemos seguir así, necesitamos un uniforme…bueno, aunque sea un peto. Esa fue una batalla que nunca ganamos. Hicimos muchos planes para hacernos de unos uniformes o en su defecto, del modesto peto; que en cualquier caso pensábamos imprimir con una leyenda llena de sarcasmo que dijera: Escuela Deportiva Cachavez. Su motivación por mejorar lo presente fue algo que siempre admiré. El partido termina, me veo en la tienda con una Coca-cola en la mano extrañando esos revitalizantes jugos que su mamá nos preparaba después de cada partido.

Ese jueves efervescente en evocaciones termina sin otra novedad.

Un día noto algo que debería haber notado antes: el blanco con el cual había intentado darle un estilo minimalista a mi cuarto (sin éxito, soy pobre aun y un cuarto pobre debe guardar demasiadas cosas para ser minimalista) se ha manchado con huellas de manos y con otras suciedades varias que no podría explicar. Podría convivir perfectamente con ellas, pero se me ocurre que podrían ser las responsables de una disminución importante en mis posibilidades sexuales en caso que alguna incauta visite mi morada. Me armo entonces, con el rodillo del vecino que ha pintado la mitad de las casas de mi cuadra, me visto con la camiseta de un político que jamás apoyé y una gorra del DMG que solo uso en la intimidad de mi casa (me da pena que sepan que me robaron), compro pintura y la uso como solo un colombiano podría: diluida. Mi trabajo avanza satisfactoriamente, y recuerdo que ese amigo siempre convocaba a una cuadrilla obrera que retrasaba el trabajo dos o tres días de lo que un trabajador podría demorarse; a cambio, el interesado recibía tres cosas: una entrañable compañía, un inexorable fracaso en su obra civil y una petición constante de cerveza. Durante todo el día, me rio solo de los chistes malos que me imagino que hubiera dicho. Su solidaridad siempre delató su amistad.

Entonces entiendo que no es un asunto de temperatura. Haciendo una retrospectiva, me doy cuenta que ha habido muchos días como esos. Que lugares, fechas, amigos, canciones, mujeres, situaciones, gente, invocan los buenos momentos que compartimos; y los malos, en que siempre nos acompañamos. Y como dice el vallenato con el que tantas veces nos emborrachamos: Ahora me duele que se haya ido. Pero sé que yo no me quedé sin Jaime ni el sin Rafael.

Read Full Post »

Me apeé del bus un poco somnoliento, aún pensando en el abrazo que no me habían dado al salir, en el adiós lleno de recomendaciones redundantes de mi madre que no recibí, en la bendición sin caducidad de mi padre ya sin dientes. La memoria es la peor caja de resonancia, reflexioné, mientras intentaba orientarme en el barullo formado por la gente que se apresuraba a llegar a casa llevando paquetes de velas multicolores e ilusiones infundadas bajo el brazo.

(más…)

Read Full Post »

Debo empezar por reconocerme como un tipo que conoce el límite de sus alcances. Por eso nunca soñé con ser presidente. También me reconozco como alguien que sabe buscar belleza en lugares donde pareciera no haberla, por eso he comprado ropa en el “agáchese”. Pero cuando esas dos características se combinan y se aplican a la busca del amor,  nacen peligrosísimas consecuencias que paso a contar.

(más…)

Read Full Post »