Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘pendejadas’


Uno se mete a escribir porque algo le duele, porque debe en la tienda y ya no le van a fiar más, uno se mete a escribir porque no pudo aprender a tocar guitarra y canta tan feo que la mamá lo calla cuando lo hace en la ducha, porque todas las ex han conseguido novios mejores que uno, porque una vez ellas se van a casar y van a ser felices, porque hay una brecha muy grande entre las chicas que a uno le gustan y las que le hacen caso, porque le gusta trasnochar, porque escribir le parece un oficio esnobista y así piensa conseguir que las chicas lo amen, uno se mete a escribir porque vive aun con su madre.

Uno se mete a escribir porque es muy enano y viejo para ser futbolista, porque es muy feo y enano para ser modelo, porque no conoce Buenos Aires, porque quiere estar solo, porque Facebook cada día lo aburre más, porque amó a alguien y alguien lo amó, porque sus amigos están triunfando, porque a uno le gusta el look de las chicas intelectuales, porque cree que la vida de uno es más interesante que la de los demás, porque la maldita pelirroja le importa nada si uno muere por ella o si sale mi foto en la primera plana del Extra, porque le gustan las pelirrojas, porque anteriormente le gustaron las negras, después las monas y las trigueñas, en ese orden.

Uno se mete a escribir porque un amigo le dijo que nunca iba a ser feliz, porque le gustan las cosas gratis, porque quiere pasear por una ciudad en invierno con una bufanda amarrada al cuello, porque no sabe lo que quiere, porque no puede vivir como Sabina, porque no puede vivir, porque una chica se decepcionó y uno quiere vengarse, porque no ha hecho nada importante con su vida, porque piensa que es especial, porque se aprendió diez palabras raras y piensa que con eso basta, porque ha leído mucha basura, porque quiere conocer a Charly García y quiere que le diga que le gusto su libro, porque quiere ir a un programa con Paulo Coelho y decirle, al aire, lo que piensa de sus libros, uno se mete a escribir porque escribió un cuentico y ya se la creyó.

Uno se mete a escribir porque los brutos del colegio ya son abogados y tienen carro, porque la psicóloga ya no se lo aguanta más, porque es el chico nada, porque quiere que sus padres se sientan orgullosos de uno por cualquier cosa, uno se mete a escribir porque a veces se ve una película y llora, porque vio el Rey León y lloró, porque le duele algo pero es feliz, porque quiere que una chica se arranque los pelos de la rabia cuando lo vea ganando un premio, uno escribe porque puede reírse de sus desgracias.

Uno se mete a escribir porque sabe poner comas y empieza los párrafos con mayúscula, porque le gusta que le digan que es bueno en algo, porque cuando va por la calle, se la pasa pensando en güebonadas que lo hacen reír solo y la gente piensa que uno está loco, porque quiere decirle algo a alguien pero no sabe cómo, porque nunca hizo un gol importante, porque le gusta sentir la sensación del teclado en los dedos, porque quiere aprender algo para distraerse cuando vaya preso por apalear a un ladrón, porque piensa que Calamaro es un genio y piensa algún día escribirle una canción, porque una niña una vez le dijo que no quería bailar, porque no puede odiar a nadie, porque nadie lo odia, porque tiene miedo, porque sabe que lo aman pero se siente solo, porque llora como niña por la noche, porque piensa que el futbol combina bien con la literatura, porque una chica le hizo daño, porque no quiere que le nieguen la visa gringa, porque le gustó una maldita canción cursi, porque quiere ir a Miami y, al volver, decir que es como Cali pero grande. Uno se mete a escribir porque es un güebón.

Pero es bueno escribir, sobre todo cuando son las tres de la mañana y al otro día si hay que hacer algo importante. Es bueno escribir, sobre todo cuando ninguna chica quiere acostarse con uno por temor a estar en el blog que uno escribe. Es bueno escribir, sobre todo cuando uno está destrozado y todos se dan cuenta y uno inspira lástima. Sobre todo cuando uno está presentando un examen de Radiocomunicaciones y se le ocurre una idea para un cuento y no se puede concentrar, sobre todo cuando uno escribe un cuento en el cuál alguien se suicida y la mamá piensa que uno se va a suicidar y le pide ir al psiquiatra, sobre todo cuando los familiares le dicen que no pierda tiempo en pendejadas y que se gradué rápido. Es bueno escribir, sobre todo cuando a tu novia le importa más el despecho de su amiga gorda que lo que uno le escribió.

Anuncios

Read Full Post »